¿Qué es un Project Management?

By | Blog | No Comments

Consecuencias de la profesión a la que me dedico, han sido muchas las ocasiones que he tenido que contestar la siguiente pregunta: ¿Project Management? ¿qué es eso? Explicado tanto en círculos sociales como profesionales, he recibido una respuesta muy interesada en saber  con mejor detalle, qué implica esta filosofía de trabajo y los requisitos necesarios para dedicarse profesionalmente  a la gestión de proyectos.

Nacida en un principio como una profesión relacionada con los proyectos técnicos, principalmente en los campos de la arquitectura e ingeniería, poco a poco ha ganado terreno en el mundo de los negocios, siendo en la actualidad un perfil necesario en cualquier empresa eficiente. Los cambios económicos, sociales y de valores han obligado a las empresas modernas a transformarse para adaptarse a las nuevas necesidades globales. Esto profesionalmente ha hecho que las empresas que  trabajan eficientemente en la actualidad, demanden nuestro principal valor: poder transmitir sus valores a la sociedad, mediante una mejor gestión e incluyendo el arte y el diseño como elemento comunicador de su filosofía de trabajo. La cultura ya no es sólo una demanda social, es un activo más de las empresas. Ya véis, cuando os gusta tanto una marca o un espacio de trabajo que cuida todos los detalles de su imagen, o véis arte urbano en la entrada del edificio de una gran empresa, directa o indirectamente ha entrado el perfil del Project Management. La relación directa de este tipo de estrategias con los buenos resultados económicos obtenidos por las empresas es más que evidente.
Antes de la crisis económica que todos conocemos, las empresas, en especial PYMES, se caracterizaban por tener mandos intermedios con una labor específica y una figura llamada gerente o director general, encargado de comandar y coordinar todos los departamentos, para conseguir los objetivos previstos por la empresa y derivando la comunicación de la marca con la sociedad a estudios y agencias externas.

Debido a la revolución industrial y tecnológica que estamos viviendo, con la robótica, la tecnología 3D, unido a la mayor herramienta de democratización de la información hasta ahora conocida: Internet; hemos avanzado a un perfil de dirección donde la persona responsable de llevar el timón debe conocer y controlar los principales procesos y características de cada departamento. Esto conlleva que el director general debe abarcar más aptitudes para desarrollar una gestión óptima, ya que también debe controlar todos los procesos, además de un cuerpo directivo más eficiente, puesto que la información y las decisiones van a mayor velocidad, además de tener ya un departamento interno encargado de transmitir la imagen de la empresa interna y externamente. En este sentido, las figuras del CEO en la Dirección y el Diseñador de la Casa en la Comunicación es la que mejor refleja esta forma de trabajar. Aquí es donde la figura del Gestor de Proyectos entra en escena, siendo el nexo entre las disciplinas de la gestión y la comunicación con el propósito de alcanzar uno o varios objetivos mediante el diseño y desarrollo de un Know-How acorde a la imagen y filosofía de la empresa. Y aunque normalmente es un trabajo limitado al tiempo de ejecución, muchas empresas están empezando a hacer uso de un Project Management a modo Director General o CEO, debido al perfil integral que este posee del mundo socio-económico.

Por tanto, si tuviera que definir que es un Project Management, diría según mi opinión y experiencia que es la persona responsable dentro de un organigrama de trabajo que coordina y controla los principales procesos de gestión (Contabilidad, Marketing, Recursos Humanos, Compras, etc….) y técnicos (Diseño, Arquitectura, Interiorismo, Producción, etc…) con el fin de llevar a cabo proyectos acorde a los objetivos de la empresa, además de ejecutar políticas de comunicación mediante el uso de la imagen y los valores que representa con el fin de transmitirlos de forma óptima a la sociedad. Por tanto, un Project Management no es más que la consecuencia inevitable de las exigencias del mercado, que aparte de resultados económicos, exige mejores fórmulas que aseguren un mejor estado de bienestar y de calidad de vida, valores en alza cada día que pasa y que las empresas no han ignorado. Los proyectos pueden abarcar desde la creación de cero de una idea empresarial o la implantación de nuevas políticas dentro de una empresa definida en el mercado.

Definido el concepto, los requisitos para desarrollar dicha profesión podemos separarlos en dos bloques de trabajo; primero tenemos las aptitudes para el desarrollo estratégico de proyectos, que abarcarían conocimientos de sistemas con las que trabajamos, tanto de gestión cotidiana, como herramientas de diseño y uso técnico.  En segundo lugar tenemos las exigencias operativas, reflejadas en la figura de los técnicos profesionales y el capital humano con el que se va a trabajar. Para ello no es tan necesario conocimientos, sino tener un buen grupo de trabajo y de confianza, y la gestión de dicho grupo, por lo que se debe tener habilidades en coordinación y organización y saber muy bien trabajar en equipo. Además debe estar al tanto de las novedades que la profesión exige, tanto a nivel de conocimientos como sistemas de optimización de negocios.

Como veis, desarrollar este tipo de trabajo lleva una alta dosis de conocimientos y aptitudes, además de una amplia experiencia en el sector, pero como con todos los retos que nos encontramos en la vida si van acompañados de una alta dosis de actitud, todo es posible. A título personal, esto es más importante que todas las aptitudes y requisitos señalados anteriormente. Mi experiencia me ha demostrado que una actitud constructiva reporta mejores resultados, ayuda en las relaciones profesionales y reflejamos una imagen positiva en nuestros clientes, que sabrán apreciar y agradecer.

5 Requisitos que toda empresa viable debe cumplir

By | Blog | No Comments

En la película de Woody Allen  Midnigt in Paris, Ernest Hemingway,  interpretado por Corey Stoll, decía: “Ningún tema es malo si la historia es real. Si la prosa es limpia y honesta y si afirma el valor bajo presión”. 

Este concepto lo podríamos aplicar al mundo de las empresas diciendo “ningún negocio es malo si es realista y honesto con sus objetivos y si tienes la actitud para llevarlo a cabo”. Porque las ideas y más si son de negocios, son infinitas, pero muchas de ellas se quedan en el camino debido a una mala planificación de las estrategias para desarrollar un modelo viable con los objetivos propuestos. El resultado: cierre o traspaso del negocio, con la consecuente frustración e inseguridad que nos provoca esta situación. Es por eso que hoy traigo cinco condiciones que las empresas deben cumplir mínimamente si quieren llevar a buen puerto su idea.

Antes de ponerte con cualquier negocio, debemos desarrollar un Plan que refleje toda la información necesaria para tener definido el modelo. Esto conlleva definir la empresa, con sus productos y servicios, estudio de mercado, coste de negocio, sistema de trabajos, política de retribución y demás políticas estratégicas. A su vez también se deberá tener un plan de ingresos y gastos, mediante un estudio de viabilidad, donde pondremos nuestros objetivos de venta y el coste que va a suponernos llevar a cabo dichos objetivos. Si la información es realista y los datos y las acciones son las correctas, la empresa no tendrá problemas en introducirse de manera exitosa en el mercado y tendremos un  manual de procedimientos que harán más sencillo solucionar cualquier problema que pueda surgir en el día a día de los negocios. Por esto es importante que si no tienes idea de desarrollar un plan de empresa, contactes con profesionales que te ayuden a desarrollarlo de la mejor forma, porque muchas veces ocurre que los planes de empresa sin un apoyo profesional e información veraz carecen de un buen análisis previo y por ser más impulsivos que racionales con nuestros objetivos, salga un proyecto económico insostenible.

Una vez conseguido tener una empresa rentable, es hora de ponerse con vuestra fuerza de marca, y aquí el Branding es esencial para reflejar tu modelo de  negocio, ya que el diseño corporativo de nuestra marca va a definirnos tanto internamente como con nuestros clientes, ya que será su primera toma de contacto con nuestra filosofía de trabajo y se sentirán reflejados en ella. El Branding digamos que es la base que dictaminará que clase de negocio eres, siendo el cimiento de los principios básicos de la empresa. En resumen, el Branding es lo que da carácter y personalidad a a nuestra forma de trabajar y entender nuestro negocio y el reflejo de éste en el mercado que ocupamos.

Pilar básico de las empresas, la Distribución viene a ser la gran prueba de fuego que todo emprendedor debe tener claro, ya que de nuestras decisiones y estrategias en este sentido van a depender los éxitos y fracasos de un negocio y es por ello importante ir con pies de plomo en este apartado. Porque cuanto más fácil y más cómodo sea para el cliente adquirir el producto, mejores resultados se conseguirán. Es por ello importante tener definido el negocio y el cliente objetivo para llevar una buena política y los conceptos claros. En caso contrario se recomienda asesoramiento profesional para evitar errores que nos puedan perjudicar.  Los requisitos básicos a tener en cuenta son en primer lugar el punto de venta o distribución, que dependiendo del producto o servicio tendrá unas características u otras, ya que por ejemplo, una tienda de ocio en la calle comercial principal asegurará un mayor éxito que en una calle secundaria, mientras que un gestoría no le es tan primordial estar a primera línea de calle, sea principal o no. Aquí entra mucho en juego la psicología de nuestro entorno y la forma que el mercado visualiza como deben estar los negocios distribuidos. En segundo lugar tener un sistema de gestión acordes a las necesidades del mercado que abordas y el uso de las herramientas y procedimientos para ello, que pueden ser desde un software de gestión hasta servicio de entrega a domicilio. Lo importante no obstante, es que la gestión de la distribución sea eficiente y valorado por el cliente. Este nos lleva al último requisito: La forma de pago, ya que dependiendo el producto/servicio que ofrezcas, debes hacer todo lo posible para que tu público pueda adquirirlo, negociando cualquier opción que sea viable para la empresa y  que vaya bien al cliente para poder pagarlo.

Si el Branding es la base para romper el hielo, empresarialmente hablando, y la distribución es el pilar principal de un negocio, la Comunicación entonces es la encargada de unir ambos conceptos con el objetivo de gestionar la relación del día a día que vamos a tener con los clientes, más aún hoy con internet y toda la tecnología que llega a nuestras manos. Y es que sin una estrategia comunicativa efectiva perdemos nuestro efecto emisor afectando a nuestra cuenta de resultados. Es por ello que una buena política constante  de comunicación, una gestión bien cuidada, tanto on-line como off-line, y buenas herramientas para llevarlas a cabo nos hará fidelizar nuestros clientes además de conseguir mayor cuota de mercado.

Por último, aunque es lo primero que cualquier proyecto debe tener claro, llega la gestión de nuestra red de contacto. El Networking es el cimiento donde sostiene la empresa y el nexo para todas las estrategias anteriormente expuestas, ya que ello nos va a mostrar las políticas y estrategias que deberemos aplicar en nuestro negocio para llevarlo de forma correcta y donde se encuentra directamente nuestro bien más preciado: El cliente  En este sentido es esencial una buena gestión, ya que conociendo nuestro perfil de mercado podremos hacer un seguimiento más personal y acertado, además de conseguir una mejor fidelización. Realizar fichas de clientes personalizados, un buen servicio postventa, segmentar y posicionar la información de nuestro entorno es vital para crecer como negocio. También debemos ver que nuestra red de contactos no acaba exclusivamente en nuestros clientes, ya que nuestros proveedores y acreedores  también son parte a cuidar, colaborando y manteniendo una buena relación que beneficie a todos. Y nuestros empleados,  nuestro primer y más fiel de los clientes. La mejor forma de conseguir buenos resultados es tener una buena relación con ellos y cuidarlos como el activo más preciado de tu empresa.

Así que si tienes pensado montar un negocio o ya eres uno más del clan, te recomiendo que si quieres aguantar y mantenerte en el barco de las empresas, hagas caso de estos consejos.

El CAMBALACHE

Poniendo la música en movimiento

By | Blog | One Comment

Hoy nos toca volver a poner una palabras por aquí, siempre para intentar informar a tod@s nuestros seguidores de las locuras que vamos planteando y haciendo en The Wall Factory Y una de las partes más importantes que tenemos dentro de nuestro espacio es la música. Muchos de nuestros colaboradores son músicos, a nivel profesional o simplemente porque les encanta la música. En este sentido una de las marcas dentro de The Wall Factory, La Azotea (la integración como marca esta en proceso) presentará dos conciertos este fin de semana del grupo el CAMBALACHE.

Read More

The Wall Factory

Fi2, BetaBeers y mucho más

By | Blog | No Comments

Ya les avisamos en el último post de que el año 2015 sería un año cargado de novedades y a pesar de que prácticamente acaba de empezar, vaya si lo está siendo. Todo por aquí sigue cogiendo forma y tenemos un par de novedades que seguro que te gustarán, además, quiero aprovechar para recordarte que para estar al tanto de todas nuestras novedades solo tienes que seguir nuestra sesión de Eventos, desde donde podrás ver todas las actividades que realizamos en nuestro espacio, en espacios asociados o eventos en los que participamos.

Read More

REDACTOR

Dani González

Dani González

Project Manager

Co-Fundador The Wall Work, Enjoy & Shop
Project Manager en The Wall Factory
Diseñador Industrial, Interiorista y Paisajista en Mr Wolf
Productor y Compositor Musical en La Azotea Producciones